¿Qué es la fatiga adrenal?

La fatiga adrenal es un estado que se alcanza cuando los niveles de estrés son muy altos y se mantiene constante durante mucho tiempo.

Cuando el estrés se mantiene durante mucho tiempo, las glándulas suprarrenales, situadas encima de los riñones, dejan de producir suficientes niveles de hormonas (cortisol, adrenalina y noradrenalina) y así aparece la fatiga física y mental. 

A veces se confunde con depresión o con hipotiroidismo ya que comparten síntomas como: niebla mental, cansancio, dolor, fatiga física y mental, irritabilidad, dificultad para perder peso, etc.

Se produce al no desconectar de las actividades cotidianas y los problemas. De esta manera, mantenemos un estrés constante y las glándulas no paran de producir hormonas, sobre todo cortisol, hasta que llega un punto en que termina agotándose y deja de producir. La fatiga adrenal aparece cuando la cantidad de estrés supera la capacidad del cuerpo para compensar y recuperarse del estrés. 

El estilo de vida actual produce estrés físico, emocional y psicológico. Esto es debido a los horarios, la mala alimentación e hidratación y a no tener un buen descanso. Todo esto hace que nuestro cuerpo se esfuerce continuamente para adaptarse a esta situación, esto lo consigue produciendo más hormonas para compensar.

Como curiosidad: en la era Paleolítica, para sobrevivir se necesitaba una respuesta de «lucha o huida» cuando se presentaba un peligro. Durante ese tiempo de respuesta, el cortisol y la adrenalina aumentaban y una vez que pasaba el peligro, los niveles hormonales volvían a la normalidad con bastante rapidez.

Fases previas a la fatiga adrenal

Se pasan por tres fases muy características antes de experimentar la fatiga adrenal:

  • Sentir mucha energía y la sensación de poder con todo. Consecuencia del cortisol que se libera.
  • Sensación de fatiga o cansancio en el día. A lo largo del día se va notando el cansancio acumulado y por las mañanas nos falta algo de energía (muchos lo solucionan tomando café). 
  • Desajuste hormonal. En este momento nuestras glándulas no diferencian el estado de calma y el de estrés, por ello están liberando continuamente cortisol, adrenalina y noradrenalina. Esto provoca que los demás sistemas hormonales se desajusten progresivamente. 

Además, el cortisol sigue el ciclo circadiano, que es el ciclo de nuestro reloj biológico que funciona con la luz y la oscuridad. El cortisol alcanza su nivel más alto por la mañana y va disminuyendo a medida que pasa el día, para alcanzar su nivel más bajo antes de dormir. La melatonina, la hormona del sueño, es inversamente proporcional al cortisol. Cuando el cortisol es alto, la melatonina es baja y viceversa.

Por otro lado, tenemos la fatiga suprarrenal, que ocurre cuando hay un desequilibrio en este ritmo diurno de cortisol: el cortisol es alto cuando debería estar bajo, bajo cuando debería estar alto, o siempre alto o siempre bajo.

¿Cómo evitar la fatiga adrenal?

  • Escuchar al cuerpo y darle los descansos que necesite.
  • Tener un buen hábito de sueño y dormir al menos 7 horas. Además, las hormonas se recuperan durante las primeras horas de la noche.
  • Llevar una dieta saludable evitando los alimentos que producen inflamación, como los aceites refinados e hidrogenados (como el aceite de palma), productos muy procesados, embutidos, alimentos cargados de azúcar y cereales refinados. La alimentación es muy importante para evitar la fatiga adrenal.
  • Ayudar al hígado a detoxificar. Pero no con las típicas “dietas détox”, sino con una alimentación limpia, alimentos frescos como verduras y frutas, alimentos ricos en antioxidantes (favorecen la función hepática) y evitando tóxicos como el alcohol. 
  • Aumentar la ingesta de vitaminas D, C y B. Minerales como el Selenio y Zinc y ácidos grasos omega-3. 

No debemos olvidar la importancia de la actividad física. Es importante evaluar el nivel de estrés que sufre cada persona para evitar un ejercicio físico muy exigente, el cual produciría aún más estrés al cuerpo. Debe ser una actividad personalizada y en dosis que favorezca la relajación. 

Llevar un estilo de vida saludable, mantener un estado “zen” y tener buen ánimo es fundamental para calmar el estrés, ganar salud y evitar la fatiga adrenal. Y como siempre, pasa de dietas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*