Grasa visceral: ¿qué es y cómo evitarla?

grasa visceral

¿Has oído hablar alguna vez de la grasa visceral? Es un tipo de grasa que se encuentra en la zona del abdomen, entre los órganos. Si no la conoces, sigue leyendo, porque puede pone en peligro nuestra salud.

Principales causas de la grasa visceral

Algunas personas acumulan una mayor cantidad de grasa en la tripa que otras y esto es dependiente de varios factores. Por un lado, está la genética, el sexo y la edad y, por otro, los factores ambientales como malos hábitos alimenticios y escasa actividad física

En general, el aumento de grasa abdominal es más frecuente en los hombres, y a mayor edad, aumenta la tendencia de este tipo de obesidad. También ocurre en las mujeres, ya que al avanzar la edad, el metabolismo disminuye y la tendencia de acumular grasa es mayor. 

Riesgos de la grasa viseral

La grasa corporal es fundamental para el organismo, ya que actúa como aislante térmico y es la principal reserva de energía que tenemos. Sin embargo, la grasa que se va acumulando en la zona abdominal, está relacionada con el aumento de grasa visceral, que es la que rodea a los órganos, y es más peligrosa porque se la se asocia con mayores problemas de salud, como diabetes, hipertensión, problemas cardiovaculares, etc.

Normalmente si la grasa visceral se va acumulando, el abdomen va aumentando de tamaño y aumenta también la cantidad de grasa subcutánea, la que se encuentra debajo de la piel, formando los típicos “michelines”. 

Diferencias entre hombres y mujeres

Es importante destacar que existen diferencias entre los hombres y mujeres en el contenido de grasa corporal total y en su distribución a las diferentes partes del cuerpo. El hombre tiene más tendencia a la acumulación de grasa en tronco y en abdomen y por lo contrario, las mujeres acumularán grasa subcutánea en caderas y en glúteos.

No obstante, en la menopausia, al caer los niveles de estrógenos, hay una mayor tendencia a la acumulación de grasa visceral y abdominal, incluso sin que haya un aumento de peso. Por otro lado, la testosterona disminuye con la edad y la grasa visceral aumenta también en los hombres. 

Las mujeres acumulan más grasa subcutánea, debajo de la piel, principalmente porque ese depósito absorbe más grasa. Del mismo modo, los hombres acumulan más grasa en la zona visceral abdominal porque su depósito de grasa absorbe más grasa que las mujeres. 

grasa visceral
La grasa corporal se distribuye de forma diferente en hombres y mujeres.

Factores que favorecen el exceso de grasa visceral

  • Alimentos y bebidas azucarados. Una dieta rica en azúcares añadidos, especialmente los procedentes de las bebidas azucaradas, y alimentos muy procesados, puede aumentar la grasa del vientre. Te aportan una gran cantidad de calorías, con poco o ningún valor nutricional.
  • El alcohol. El consumo excesivo de alcohol se asocia con el aumento de peso, una mayor acumulación de grasa visceral y a un mayor índice de masa corporal (IMC).
  • Grasas trans. Las grasas trans se encuentran entre las grasas menos saludables. Se utilizan a menudo en productos horneados y alimentos envasados como un sustituto barato de la mantequilla, la manteca de cerdo y otros productos de mayor coste. Las grasas trans artificiales están estrechamente relacionadas con la mala salud del corazón y también pueden provocar un aumento de la grasa visceral.
Debemos evitar los alimentos ricos en grasas trans.
  • Estilo de vida sedentario e inactividad física. Un estilo de vida sedentario y la inactividad física se asocian a una serie de riesgos para la salud, como el aumento de peso y de la grasa abdominal. Procura realizar al menos 150 minutos de actividad física de moderada a intensa cada semana.
  • Dieta baja en proteínas. Consumir una cantidad adecuada de proteínas en la dieta puede ayudar a controlar el peso. Para digerirlas se necesita más energía y además mantienen la masa muscular, aumentando el metabolismo. El consumo elevado de proteínas se asocia a una menor grasa abdominal y a un peso corporal moderado.
  • El estrés y el cortisol. La hormona cortisol, que se segrega en respuesta al estrés, puede provocar un aumento de la grasa abdominal cuando está en exceso. LLevar un estilo de vida saludable, incluyendo actividades relajantes, es clave para controlar el estrés crónico y mantener los niveles de cortisol bajo control.
  • Dieta baja en fibra. La fibra es muy importante para mantener buena salud y control del peso. Una dieta baja en fibra y alta en granos refinados puede aumentar el riesgo de aumento de peso y mayores niveles de grasa en el abdomen.
  • No dormir lo suficiente. Dormir poco o con poca calidad puede provocar un aumento de peso, incluida la acumulación de grasa abdominal. A la vez, un mayor porcentaje de grasa corporal y peso, puede provocar problemas y trastornos del sueño.
No descansar lo suficiente favorece la aparición de la grasa visceral.

Hay muchos factores diferentes que pueden aumentar la probabilidad de tener un exceso de grasa visceral y abdominal. Algunos no los podemos cambiar porque vienen marcados por los genes o cambios hormonales. Pero hay muchos que sí se pueden controlar, llevando una alimentación y estilo de vida saludable. 

Si quieres consejos más personalizados para reducir la grasa, no dudes en contactarme.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*