Teletrabajo: evita hábitos poco saludables

Las circunstancias que nos rodean hoy en día han conseguido que el teletrabajo se convierta en algo habitual y normal en nuestras vidas. Las casas se han adaptado y transformado en oficinas improvisadas en las que pasamos muchas horas trabajando.

Como todo, el teletrabajo tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes, y por ello hay que cuidar algunos hábitos poco saludables que nos puede provocar esta situación. 

Alguno de esos hábitos poco saludables son:

Teletrabajo y trabajar hasta tarde

Cuando teletrabajas es difícil establecer límites. Especialmente cuando el resto de tu familia también está en casa. Si es posible, fija una hora límite para salir del trabajo, como lo harías si estuvieras en la oficina. De esta manera, puedes reservar tus noches para pasar tiempo con la familia y cenar a una hora razonable. 

Cuando trabajas hasta más tarde, también cenas más tarde, lo que lleva a un aumento de peso y a tener una peor calidad del sueño. Intenta cambiar un poco tus horas para irte a la cama más temprano.

No ir en transporte público

Puede que hayas pasado por alto el impacto positivo que tenía tu trayecto al trabajo para tu salud. La gente que coge el transporte público para ir al trabajo está más activa y suelen tener un peso más adecuado que aquellos que utilizan el coche.

La implicación es que los que cogen un autobús o metro tienen que caminar una parte del recorrido hasta llegar a su destino final. Mientras que los que conducen harán todo lo posible por dejar el coche en frente de la puerta del trabajo.

Y cuando teletrabajas, la única caminata que haces es desde tu dormitorio a otra habitación, eso si tienes la suerte de tener un espacio separado para el trabajo. 

Pasar muchas horas sentado 

Si nuestro trabajo es sedentario y pasamos muy poco tiempo de pie y en movimiento, quemamos muchas menos calorías. Esto se traduce en ir aumentando de peso y  además, podemos tener dolores musculares.

¿Cómo se puede compensar esta situación? Levántate y camina unos minutos cada hora que estés sentado trabajando. Si puedes, sube las escaleras unas cuantas veces y si no, te puedes mover del sitio y realizar unas cuantas sentadillas y flexiones. La práctica de ejercicio puede compensar los efectos de estar demasiado tiempo sentado. 

Estrés laboral por teletrabajo

Tanto la carga de trabajo laboral como las obligaciones del hogar y la familia, pueden provocar un exceso de estrés. Además, en el teletrabajo se puede hacer más difícil desconectar, ya que el ambiente es el mismo para todo.

Saca un poco de tiempo y alivia el estrés con alguna técnica de meditación, yoga, ejercicio, lectura o incluso puedes tomarte unas «mini-vacaciones», en las que tratas que un día del fin de semana sea como si estuvieras de vacaciones. ¡Intenta desenchufar completamente! Tu salud mental te lo agradecerá.

Teletrabajar y conciliar puede provocar estrés.

No tomar la luz del sol

¿Tu oficina en casa tiene una ventana? Sube la persiana y acerca tu escritorio a la ventana para poder tener una mayor exposición a la luz natural.

Si no teletrabajas cerca de una ventana, trata de obtener la mayor cantidad posible de luz solar en tus descansos. La exposición al sol entre las 8 de la mañana y el mediodía está relacionada con una mayor salud y quema de grasas, independientemente de la ingesta de calorías, el ejercicio o incluso la edad.

Beber demasiado café 

Cuando la cafetera la tenemos al alcance de la mano y no tenemos que bajar unos cuantos pisos de escaleras y dar la vuelta a la manzana, es casi inevitable que el consumo de cafeína aumente cuando estás en casa. Pero debes ser consciente que beber demasiado café no es bueno para tu salud.

Beber más de cuatro tazas de café todos los días puede provocar inquietud, ansiedad, irritabilidad, insomnio, dolores de cabeza y síntomas cardiovasculares.

Si te encuentras de bajón y necesitas recuperarte, sal a caminar o realiza algunos ejercicios con tu propio peso corporal, conseguirás activarte y te darán ese plus de energía.

Picotear todo el día por el teletrabajo

En casa la comida está a la vista y es mucho más fácil acceder a ella. Posiblemente esta sea la razón por la picoteas más desde que tienes teletrabajo. ¿Te pasa?

Comer entre horas puede ser un hábito saludable siempre que no sea una exageración.

Si se empieza a añadir picoteo a la dieta, o simplemente se come con más frecuencia a lo largo del día, sin disminuir las calorías en otras comidas, habrá un exceso de calorías que va a provocar un aumento de peso.

Cuando comas entre horas, procura que sean alimentos saludables, como la fruta o los frutos secos.

Con todos estos consejos sobre el teletrabajo, estoy segura de que tu calidad de vida mejorará, e incluso serás más productivo en tu trabajo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*