Hambre emocional: ¿qué es y cómo combatirlo?

hambre-emocional-como-combatir

El hambre emocional es un tipo de ansiedad que te hace comer de forma impulsiva y sin ningún control. Las personas que comen emocionalmente, recurren a la comida para poder calmar los sentimientos negativos e intentar resolver así los conflictos emocionales a los que se enfrentan.

¿Qué provoca el hambre emocional?

Cualquier cosa puede provocar y desencadenar el hambre emocional. Desde causas como el estrés laboral hasta preocupaciones económicas, pasando por los problemas de salud o los problemas de pareja.

Las emociones negativas pueden conducir a una sensación de vacío emocional. Se cree que la comida es una forma de llenar ese vacío y crear una falsa sensación de plenitud.

Diferencias entre hambre física y hambre emocional

El hambre física es el tipo de hambre verdadera, en la que tu cuerpo necesita y te pide comida para poder recobrar energía y sobrevivir.

Con este tipo de hambre, el estómago se siente vacío y lo manifiesta con punzadas de hambre. Si durante el hambre física no comes, puedes tener niveles bajos de azúcar en sangre y sentirte débil, desconcentrado o fatigado.

Características del hambre física:

  • Se desarrolla lentamente con el tiempo.
  • Desea una variedad de grupos de alimentos.
  • No es necesario satisfacerla de inmediato.
  • Siente la sensación de saciedad y la toma como una señal para dejar de comer.
  • No se tiene sentimientos negativos al comer.

El hambre psicológico o emocional se produce cuando tienes ganas de comer, pero no siente ninguna señal física de que tu cuerpo necesita comida. Busca recompensa y consuelo en la comida.

Características del hambre emocional:

  • Aparece de forma repentina.
  • Sólo apetecen ciertos alimentos.
  • Se tiene que satisfacer inmediatamente
  • Puede darse un atracón de comida sin sentir la sensación de saciedad.
  • Se siente culpa o vergüenza por comer.
hambre-emocional-que-es
El hambre emocional está directamente relacionado con las emociones.

Causas del hambre emocional

Estos son algunos de los desencadenantes psicológicos del hambre más comunes:

Aburrimiento

Comer por aburrimiento puede ser incluso más común que otros tipos de alimentación emocional, como comer por estrés.

Además, las personas con tendencia al aburrimiento pueden ser más propensas a comer en exceso o a comer emocionalmente.

Estrés

El estrés mental crónico puede alterar las hormonas del hambre, desencadenando de esta manera el hambre emocional y los antojos de comida. Estos cambios hormonales pueden hacer que las personas sean más susceptibles a los antojos y coman alimentos poco saludables que desequilibran el sistema nervioso.

Dormir poco

El sueño puede tener un poderoso efecto en los hábitos alimentarios. Las personas que no duermen lo suficiente consumen más calorías, pican más,  son más propensos a ganar peso y a tener hambre emocional.

Alimentos hipercalóricos

Algunos productos altamente procesados, como las patatas fritas, los dulces y la comida rápida están diseñados para recompensar inmediatamente a tu cerebro. Por este motivo, muchas personas tienen dificultades para regular su consumo de estos alimentos, incluso cuando no tienen hambre física.

La comida puede ayudar a aliviar las emociones al principio, pero a largo plazo es importante saber abordar los sentimientos que hay escondidos detrás del hambre emocional. Para evitar la ansiedad, prueba a trabajar los siguientes aspectos:

  • Encontrar formas de afrontar el estrés.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Probar con la meditación.
  • Llevar un registro de lo que comes y cuándo lo comes.
  • Llevar una dieta saludable.
  • Eliminar de la despensa los alimentos que más se te suelen antojar, de esta manera tendrás la tentación alejada.
  • Buscar apoyo en los amigos y la familia .
  • Evitar las distracciones a la hora de comer.

Si continuas con esta ansiedad o hambre emocional y no eres capaz de controlarlo, ponte en manos de profesionales. Hay que tener en cuenta que algunas personas pueden necesitar terapia con un psicólogo y un nutricionista que te de herramientas para controlar la alimentación emocional.

Si tienes cualquier duda al respecto, no dudes en contactar conmigo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*